piensa antes de juzgar

Publicado: 5 septiembre, 2013 en reflexiones diarias
Etiquetas:, , , ,

 

La paz interior comienza en el momento en el que decides no permitir que otra persona o un evento puedan controlar tus emociones


El Helado  En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 anos entro en un establecimiento y se sentó a una mesa. La mesera puso un vaso de agua en frente de el, “Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?” pregunto el niño. “Cincuenta centavos”, respondió la mesera. El niño saco su mano de su bolsillo y examino un número de monedas. “Cuánto cuesta un helado solo?”, volvió a preguntar.

  Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente. “Treinta y cinco centavos” dijo ella bruscamente. El niño volvió a contar las monedas. “Quiero el helado solo” dijo el niño. La mesera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue.

  El niño termino el helado, pago en la caja y se fue. Cuando la mesera volvió, empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacio, había veinticinco centavos….

propinaSu propina.

  Si buscas lo suficiente, vas a poder encontrar algo bueno en cualquier persona y algo positivo en cualquier situación. Pero solo si lo buscas, hay que dejar de lado esa velocidad que consciente o inconscientemente nos impulsa a emitir un juicio sobre lo que nos rodea, sin muchas veces darle la oportunidad a que se manifiesten los milagros a nuestro alrededor.

  Cohibimos no solo a las personas que encontramos en nuestro caminar, sino que en ocasiones hasta a Dios mismo, pues creemos y queremos que las cosas son solo del color que nosotros las vemos y que nuestra palabra es inequívoca, nos enseñan que admitir que estamos errados es muestra de vulnerabilidad y por tanto de debilidad, y en base a eso andamos caminando con un disfraz blindado el cual nos protege del ”Sufrimiento’.

9403455455_e184272ca6_z  Sufrimos porque hemos olvidado el poder del amor incondicional. Sufrimos porque preferimos tener la razón y luchar a estar enamorados y ceder. Sufrimos porque etiquetamos todas las experiencias en buenas o malas, sin matices. Sufrimos porque nos resistimos a cambiar en lugar de abrazar el cambio con el propósito de nuestra evolución espiritual. Sufrimos porque no invertimos más en acciones que hacen mejorar nuestra autoestima. Sufrimos porque hemos olvidado que todos somos familia. Sufrimos porque hemos perdido nuestros valores innatos y los hemos cambiado por los valores de moda. Sufrimos porque medimos toda relación con lo que podemos sacar de ella, en vez de por lo que podemos poner en ella. Sufrimos porque las pequeñas cosas ya no nos parecen grandes cosas. Sufrimos porque hemos olvidado quienes somos…

¡Sufrimos porque elegimos sufrir!

  Tenemos el poder de elegir, en cada momento, cómo nos sentimos. No podemos elegir nuestras condiciones de vida, pero podemos elegir la forma en cómo las experimentamos. Es así de simple.

6755_el_pasado_es_historia_el_futuro_un_misterio  No hagamos vulgar lo esencial. Cada día, si queremos, hay miles, qué digo miles, millones de razones para fascinarse. La vida en sí es pura fascinación. Mírala con ojos de sorpresa y no poses tus ojos sobre lo que te rodea, como el que ya lo ha visto todo tantas veces que le fastidia prestar atención una vez más. Recupera la fe, porque cada nuevo día, creas en lo que creas, es un milagro

Feliz JUEVES!!!

Anuncios
comentarios

Comentar es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s