Donde pones tu felicidad

Publicado: 5 febrero, 2014 en reflexiones diarias
Etiquetas:

   4467805770_89f121da56_bHabía una vez un rey cuya riqueza y poder eran tan inmensos, como eran de inmensas su tristeza y ansiedad.

-Daré la mitad de mi reino a quien consiga ayudarme a sanar las angustias de mis tristes noches- dijo un día.

Quizás más interesados en el dinero que podían conseguir que en la salud del Rey, los consejeros de la corte decidieron ponerse en campaña y no detenerse hasta encontrar la cura para el sufrimiento real. Desde los confines de la tierra mandaron traer a los sabios más prestigiosos y a los magos más poderosos de entonces, para ayudarles a encontrar el remedio buscado.

 el-circulo-del-99_1_1017754 Pero todo fue en vano, nadie sabía cómo curar al monarca.

Una tarde, finalmente, apareció un viejo sabio que les dijo: -si encuentran en el reino un hombre completamente feliz, podrán curar al rey. Tiene que ser alguien que se sienta completamente satisfecho, que nada le falte y que tenga acceso a todo lo que necesita.

-Cuando lo encuentren- siguió el anciano- pídanle su camisa y tráiganla al palacio. Díganle al rey que duerma una noche entera vestido solo con esa prenda. Y les aseguro que en la mañana despertará curado.

Los consejeros se lanzaron de lleno y con completa dedicación a la búsqueda de un hombre feliz, aunque ya sabían que la tarea no resultaría fácil.

En efecto, el hombre que era rico, estaba enfermo; el que gozaba de buena salud, era pobre. Aquel, rico y sano, se quejaba de su mujer y ésta, de sus hijos.

Todos los entrevistados coincidían en que algo les faltaba para ser totalmente felices, aunque nunca se ponían de acuerdo en aquello que les faltaba.

Finalmente, una noche, muy tarde, un mensajero llegó al palacio. Habían encontrado al hombre tan interesantemente buscado. Se trataba de un humilde campesino que vivía al norte en la zona más árida del reino. Cuando el monarca fue informado del hallazgo. Éste se llenó de alegría e inmediatamente mandó que le trajeran la camisa de aquel hombre, a cambio de la cual deberían darle al campesino cualquier cosa que pidiera.

 Compartir Los envidos se presentaron a toda prisa en la casa de aquel hombre para comprarle la camisa y, si era necesario –se decían- se la quitarían por la fuerza…

El rey tardó mucho en sanar de su tristeza. De hecho su mal se agravó bastante cuando se enteró de que el hombre más feliz de su reino, quizás el único totalmente feliz, era tan pobre, tan pobre… que no tenía ni siquiera una camisa.

Ahí donde está el tesoro estará tu corazón, no intentes buscar la felicidad ni la bondad en ningún otro sitio que en ti mismo en tu corazón.. Porque la felicidad no se encuentra ni se alcanza ni se posee, la felicidad se es, tienes que sentirla y está en ti, tu eres la felicidad! Quiere decir que por mucho que intentes buscar la felicidad no la encontraras porque ya está en ti mismo, está en tu corazón.

No pongas tu felicidad en lo material, ni en otra persona, no pongas tu felicidad en algo que puedas perder, puesto que si lo pierdes quiere decir que perderás tu felicidad.. Dios te hizo para que seas feliz, por tanto encuentra la felicidad en tu interior, para que de esa forma seas capas de compartirla con el mundo que te rodea. No esperes que venga alguien a hacerte feliz pues esa persona nunca llegara. Si es cierto hay personas que llegan a nuestra vida y nos sentimos felices cuando están cerca. Pero es solo porque están compartiendo su felicidad con nosotros, razón por la cual muchas veces terminan las relaciones porque (uno de los 2 siente que está dando más que el otro) Imagina si encuentras tu propia felicidad y ambos pueden compartirla.

  formula-de-la-felicidad-comicTen pendiente la vida del rey . Llena de lujos con todo lo material a su alcance, y pudiendo rodearse de las personas que se le antojaran, y aun así seguía sintiéndose feliz y solo. No te permitas gastar tu vida intentando alcanzar riquezas para luego tener que gastar tus riquezas para conseguir un poco de vida. Aprovecha el momento presente, disfruta con los que te quieren, aumenta las cosas que te hacen feliz y dedícale un poco más de tiempo. Aun estas a tiempo.

Toma el ejemplo del hombre más feliz del reino, quien para sorpresa del rey y de todos, no era quien más poseía, pues como bien dice nuestra historia, era tan pobre que no tenía siquiera una camisa..

GRR

Feliz Ombligo de la Semana!!

9zd_La_felicidad_es_el_camino_1

Anuncios
comentarios
  1. Anónimo dice:

    🙂 Hermoso! Gracias

  2. Jorge Brito dice:

    Pones tu felicidad donde el sistema invertido te ha programado para ponerla… por eso teniéndolo todo estás triste. Eres feliz inconscientemente y te haces consciente a ratos entre tantísima información entre la que elegir nos confundimos y ya no sabemos cuando elige el alma y cuando el cuerpo. Felices son aquellos que dicen lo que piensan y hacen lo que dicen sin miedo al que dirán, se dan el lujo de ser ellos mismos sin hacer caso a las criticas de los demás y sin opinar , honran su palabra no suponen no se toman nada como algo personal y hacen todo lo posible ponen todo su esfuerzo en ello no les queda la duda de que hubiera pasado si lo hubieran hecho. Un saludo

Comentar es gratis

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s